De que va el Tenis

El mayor talento de Federer es imaginar rápido
¿De qué va el tenis? De tomar decisiones. Para tomar una decisión hacen falta tres procesos: la recogida de información (mirar), su análisis (pensar) y la toma de decisiones (decidir). Está claro que el repertorio de recursos técnicos de que dispone Roger Federer está fuera del alcance de cualquier otro jugador. Dicen los entendidos que el suizo es el jugador más completo de la historia. Sin esta variedad de gestos técnicos no podría materializar sus decisiones. Siendo su maestría técnica excepcional, no es su mejor arma. Diría que la clave del juego de Roger está en la toma de decisiones. Me atrevería a asegurar que el actual número 1 del mundo arranca más expresiones de asombro del público con sus decisiones que con sus gestos. Si algo domina son los procesos de recogida de información, análisis y decisión. Vayamos por partes.


No es que Roger recoja más información que los demás jugadores, no es que lo mire todo, que no deje nada por revisar. Es justo lo contrario, se fija solamente en unos pocos detalles. Pero esos detalles son los más importantes para anticipar qué ocurrirá. Existen dos maneras de llegar antes a cualquier lugar de la pista: correr más rápido y salir antes. Creo que Federer utiliza las dos para llegar a la pelota con el suficiente tiempo como para colocarse cómodamente. La anticipación del suizo confirma que sabe perfectamente dónde mirar en cada momento. Si Roger explicara a un jugador inexperto qué información del rival recoge en cada jugada, el novato mejoraría rápidamente su nivel. Pero, de los tres procesos (recogida, análisis y decisión), creo que es en el segundo donde Federer marca la diferencia. Procesa la información recogida y enumera las jugadas que serían eficaces en esa situación.

{googleAds} {/googleAds}

En las gradas de Shanghai los seguidores de Federer mostraban una pancarta que rezaba: “Silencio, genio trabajando”. Estoy de acuerdo, hay que ser un genio para imaginarse que en aquella situación es posible aquella jugada. Más aún, hay que ser un genio para imaginársela tan rápido. ¿Por qué el resto de maestros no hacen esas jugadas? También disponen de los recursos técnicos necesarios para realizarlas, pero no las hacen. También son lo suficientemente valientes como para asumir el riesgo de hacerlas, pero no las hacen. Creo que nadie realiza esas jugadas porque a nadie se le ocurre que puede hacerlas.

Tener los criterios muy claros es esencial para decidir correctamente a gran velocidad y bajo presión. El gran número de partidos disputados por Roger le ha permitido ir perfeccionado sus criterios para escoger la jugada más adecuada en cada momento. Pero si antes no hubiera imaginado esa jugada, no la habría podido escoger después.

Una de mis obsesiones preferidas es definir el talento. Una de las veces que más me he aproximado ha sido cuando descubrí que el talento consistía en imaginar rápido. Compré 16 palitos rectangulares (medían 15 centímetros de largo cada uno y parecían tizas de madera) y me dispuse a realizar un experimento. Pedí a diez deportistas muy talentosos que durante 2 minutos combinaran aquellos palitos para crear el mayor número posible de construcciones distintas. Eso sí, las construcciones debían representar algo real. Todos crearon más de 15 construcciones. Repetí la prueba con otros 10 deportistas, nada talentosos en esta ocasión. Ninguno de ellos pasó de las 10 construcciones.

Si alguna vez se encuentran con Roger, lleven unos palitos a mano. Creo que les va a sorprender.

Pep Marí /Mundo Deportivo

Deja un comentario