Las mejores raquetas del mundo, en Astorga

Luis Prieto expone en un escaparate las raquetas de leyendas del tenis como Lendl, Vilas y Santana

Una colección de más de cien raquetas y una vida dedicada al tenis se unen en Luis Prieto, un maragato de alma, vida y corazón. Las raquetas de los tenistas más ilustres y conocidos de las décadas de los 60 y los 70, como Santana, Ivan Lendl o Guillermo Vilas -”«mi favorito», confiesa-” están expuestas en el escaparate de una empresa de encuadernación de Astorga. Desde luego que a nadie le pasan desapercibidas y es una mirada obligada hacía el antiguo escaparate que les sirven de expositor.

La colección comenzó a fraguarse hace quince años y lo más curioso es que este leonés no ha pagado casi nunca por ninguna de estas raquetas. «Sólo una vez y nunca más de seis euros», confiesa. En tono humilde, el coleccionista cuenta que en estas raquetas «también está escrita la historia de mi vida. Son regalos de los tenistas. Además, de aquella época sólo me quedan seis y son las raquetas de los que marcaron un hito en el tenis de los sesenta».

Son raquetas de madera, que han sido protagonistas de acontecimientos deportivos que no volverán a vivirse de la misma manera. Son herramientas con las que se ha construido la leyenda y la historia del tenis. «Algunas están dobladas o rotas, fruto de los sentimientos de los deportistas en aquellos momentos, como la de Negar Howards», recuerda Prieto, que guarda este tesoro a la espera de que con el tiempo puedan exponerse más allá de los cristales del pequeño local que las alberga.

La historia puede escribirse de muchas maneras y la de este maragato de a pie enlaza con un deporte que da muchas alegrías a los españoles. Las de Feliciano o Nadal también han pasado por la pequeña encuadernación de Astorga, incluso el programa CQC, pidió una raqueta al coleccionista maragato para entregársela en un acto simbólico a Messi. Pura satisfacción es lo que siente Prieto con su colección y, la verdad, no le faltan razones.

Las mejores raquetas del mundo, en Astorga ( Diario de León – 07/08/2010 )

Deja un comentario